ARTÍCULO: «Servicios de recolección de residuos y reciclaje se profesionalizan: opciones a domicilio desde $1.800»

¿Quiénes somos? / ¿Qué es el Benchmarking  / Cotice su estudio

Desde el retiro programado una vez por semana hasta la recuperación de residuos como compost y certificados que evidencian la restitución de la basura entregada son parte de los servicios que se han desarrollado en Chile es pos de la valorización de los desechos. Una prestación que se ha multiplicado y personalizado en función de las necesidades y requerimiento de cada cliente.

En Chile se generan cerca de 21,2 millones de toneladas de residuos, según el Reporte del Medio Ambiente de 2018. El 97% de son residuos no peligrosos, de los cuales solo 24% es reciclado. Una cifra que si bien aún baja, va subiendo año año: en 2015 solo se recuperaba un 10% del total de los desechos. Una tendencia que está siendo impulsada por un cambio en el hábito de los chilenos, sobre todo de las generaciones más jóvenes, partiendo desde el mismo hogar.

Con todo, en los últimos cinco años, los servicios de reciclaje -ya sea a domicilio o en modalidad de drop off – se han multiplicado en Santiago y regiones, con opciones gratuitas, por un lado, y pagadas por otro, las cuales en este caso van desde los $1.800 al mes.

Desde el retiro programado una vez por semana, pasando por talleres de capacitación en reciclaje y recuperación de residuos, hasta la entrega de certificados que evidencian la restitución de la basura entregada, son parte de los servicios que se han desarrollado en Chile. Una prestación que se ha personalizado en función de las necesidades y requerimientos de cada cliente.

De puntos limpios a educar

Según Verónica de la Cerda, CEO de TriCiclos LATAM -una de las primeras iniciativas en el país en la reutilización de residuos-, la crisis ambiental ha elevado los niveles de conciencia de la gente, donde las nuevas generaciones ya tienen incorporada la responsabilidad asociada a sus residuos y hábitos de consumo: «La producción y consumo responsable exige aprender nuevas formas de ser coherentes entre nuestro decir y actuar».

TriCiclos, que lleva más de 10 años en el mercado, en un inicio se enfocó en tratar de corregir el consumo, para modificar las decisiones de compra de las personas, teniendo en cuenta cómo estas afectan al medioambiente. Fue una de las pioneras en instalar los llamados «puntos limpios» (hoy en alianza con Sodimac), espacios físicos donde se reciben materiales reciclables. «Solo en este punto el crecimiento ha sido muy grande y hemos expandido la operación llegando a 80 puntos limpios en Chile y 200 si contamos todos los de Latinoamérica», dice De la Cerda y agrega que hoy la firma entrega también una serie de productos y servicios que se desprenden del reciclaje, entre otros, logística, programas educativos, consultoría y estrategias de sostenibilidad, índices de reciclabilidad.

Pero TriCiclos es solo uno de los actores del mercado. En el último tiempo ha surgido una amplia gama de servicios domésticos de recolección de basura con el fin de valorizarla. Hope es una de estas iniciativas, la que nació en 2013 con casas particulares y condominios como principales clientes, a los que fue sumando empresas de diversos tamaños. Hernán Inssen, gerente general de Hope, indica que durante 2019 han gestionado en promedio 73 toneladas mensuales de material, un aumento de 63% respecto de 2018.

Para Inssen, además de estar dispuestas a pagar por el servicio, las personas hoy en día buscan separar sus residuos reciclables y orgánicos y pagar para que se los retiren en la puerta de su vivienda. Así, para una casa particular la tarifa es de $6.990 por retiro, por hasta dos bolsas grandes de basura por vez. La frecuencia la define cada cliente y puede ser cada 7, 14 o 28 días. Para comunidades, en tanto, el precio depende del número de viviendas y tamaño de la zona de acopio transitorio de reciclables, fluctuando desde $1.775 a $3.800 mensuales por departamento o casa, con frecuencias de retiro cada una o dos semanas. Mientras que a nivel de empresas las tarifas van desde 1,3 UF + IVA hasta 3,3 UF + IVA por retiro, según la cantidad de material.

«Todos nuestros servicios incluyen apoyo en el diseño de las estaciones de reciclaje, capacitación al personal, guía de reciclaje y reportes de gestión», señalan desde Hope, que opera en La Reina, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Macul, Peñalolén, La Florida, Providencia y Santiago centro.

Reciclapp se suma al negocio con recolección de diversos restos. Ofrecen retiros gratuitos en nueve comunas de la Región Metropolitana (Independencia, Recoleta, Quinta Normal, Santiago centro, Ñuñoa, Providencia, Las Condes, Lo Barnechea, La Reina) y dos comunas en regiones (Valdivia e Iquique). «Estos retiros son financiados por grandes empresas con las que trabajamos (Entel, Misiones de Rengo y Cachantún), que lo hacen para dar cumplimiento con la nueva ley de reciclaje, Ley REP», dicen desde la startup .

También tienen planes pagados. Para comercios, oficinas, edificios y otros clientes domésticos, el valor va desde $8.990 (por retiro) considerando una frecuencia semanal de vidrio, botellas PET 1, cartón y papel, latas y artpiculos electrónicos de menor volumen.

Por su parte, Camila Carrasco de Vivoeco, advierte que desde que comenzaron con este emprendimiento han tratado de entregar un servicio integral, con especial énfasis en la educación ambiental, «entendiendo que si comprendemos los problemas ambientales en todas sus dimensiones se le da sentido al proceso de reciclaje y lo facilita», dice. Por eso, todos sus planes incluyen un taller de capacitación y sensibilización para todos los usuarios de los puntos verdes, junto con la instalación de los puntos, el retiro programado de los residuos y la entrega de certificados donde se evidencia la cantidad de residuos reciclados y la contribución efectiva del cliente al medio ambiente. «El servicio es personalizado, por lo tanto, el precio se fija en función de las necesidades de cada cliente. Los planes van desde 1,3 UF, unos $36.500», dice. Hoy están en toda la Región Metropolitana, además de Puerto Montt y Puerto Varas.

Las opciones de compost

Otra tendencia que crece es la de separar los desechos orgánicos que se generan en la cocina para convertirlos en compost . Álvaro Pineda lidera una iniciativa gratuita que sustenta esta acción. Fundador de Sr. Compost, Pineda se inspiró en los modelos de ciudades como Washington y Nueva York, recibiendo, sin costo, los residuos orgánicos de familias que vivieran cerca de Pocuro con Lyon, Providencia. Así, los vecinos van a pie o en bicicleta al punto drop off cada domingo entre las 11:00 y 13:00 horas. «El primer domingo reuní 200 kilos de residuos y en octubre de 2019 ya son 4.500 kilos. Son cerca de 1.500 familias las que llegan y entregan sus desechos orgánicos dentro de una bolsa compostable. En cinco meses la demanda subió 2.000% y hoy recibimos el 3% del residuo orgánico domiciliario de Providencia», relata. El modelo de negocio, explica Pineda, se sostiene con la venta del abono generado por los mismos residuos, la venta de publicidad (hoy reciben apoyo de BioBag, Papa John’s y Café Señor K), más el desarrollo de talleres educativos y la venta de insumos asociados al compostaje. «Tenemos un convenio con la Municipalidad de Providencia para estar en cinco plazas de la comuna y pronto estaremos en cuatro más», dice.

Karübag es otra alternativa, pero enfocada en lo orgánico. Matías Bravo, manager de la firma, dice que cuentan con planes de hogar, oficinas y compañías, condominios y eventos. La primera opción -casas particulares- consiste en el retiro de residuos de desechos de cocina o del jardín. «Hay dos planes para residuos de cocina, por $13.990 y $15.990 para 10 y 20 litros, respectivamente. Para desechos de jardín son tres planes: $9.990, $14.990 y $19.990 para dos, cuatro y seis bolsas, respectivamente».

Los planes de oficina, por su parte, van entre 20 y 60 litros de retiro semanal desde $29.990 para modelos pequeños, $39.990 para medianos y $49.990 para oficinas más grandes. «Tanto oficinas como empresas y eventos pueden optar a servicios adicionales como informes de huella de carbono o capacitaciones presenciales, entre otros», detallan, y recalcan que todos los planes de cocina incluyen Karübuckets (una especie de balde) y bolsas compostables donde disponer los restos, las que son retiradas una vez por semana y reemplazadas por nuevas. Además, consideran devolución de abono ( compost ) cada tres meses.

Vuelta Verde se especializa en recuperar los desechos del jardín. Bárbara Lewin, socia de la firma, dice que cuentan con servicios esporádicos: por camión completo (20 m {+3} ) el valor es de $100 mil + IVA. «Este incluye la carga, transporte y costo de disposición», dice y agrega que otra alternativa que ha tomado fuerza es el servicio fijo semanal de retiro a condominios de casas o edificios. «Hay comunidades donde cada propietario paga desde $3.000 mensuales. Muchos prefieren que se cobre directamente a la administración, y ellos lo hacen a través de los gastos comunes».

El fenómeno en regiones

En el norte y sur del país también han surgido servicios pagados o gratis. Por ejemplo, en Punta Arenas, por ejemplo, está Recipat, dedicada al reciclaje de residuos sólidos no peligrosos que recibe desde diario y aluminio, hasta vidrios y cartones para su reutilización. En Coyhaique opera Fecunda Patagonia, que imparte educación ambiental y opera en la recuperación de desechos domésticos para reutilizarlos. En Puerto Montt, Recicla-Me recibe principalmente botellas de plástico de forma gratuita, mientras en Concepción, AceGreen se dedica al reciclaje domiciliario e industrial.

Hacia el norte del país, en Coquimbo y La Serena operan Sra. Compost y Chispa Compost, que se especializan en la producción del abono natural, en tanto en Copiapó se mantienen iniciativas como PuntoEco y Recimaq, y en Iquique Geconor y ReAxiona, entre otros.

LA LEY de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) considera que a 2022 un 10% de los hogares cuente con el reciclaje puerta a puerta.

Fuente: El Mercurio (16/11/2019)
Benchmarking. Información de la competencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.