ARTÍCULO: «Nuevos controladores de Bike Santiago buscan reflotar la marca»

¿Quiénes somos? / ¿Qué es el Benchmarking  /Cotice su estudio

La primera fase de la estrategia está enfocada en la optimización tecnológica de la red de 350 estaciones y una flota de 3.500 bicicletas.

Un nuevo capítulo se abre en la historia de Bike Santiago en Chile, luego de la adquisición de la marca por la compañía de capitales brasileños Tembici en julio del año pasado.

Los actuales controladores de la empresa de origen chileno buscan transformar los estándares del proveedor de bicicletas que, durante los últimos años tuvo quejas entre sus usuarios, producto de la mala calidad del servicio y los cobros indebidos denunciado por sus clientes, situación que actualmente sigue en proceso ante el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac).

Cuenta el CEO de Tembici, Tomás Petit, que los nuevos aires comenzaron hace dos meses y vienen acompañados de una fuerte inversión de un proyecto total de US$ 50 millones, para renovar completamente el sistema de bicicletas de Santiago.

El plan contempla US$ 12 millones para el cambio de la tecnología –con el estándar PBSC Urban Solutions aplicada en EEUU y Europa– para la red que contempla un total de 350 estaciones y 3.500 bicicletas las que serán una «alternativa al transporte público», indicó Petit.

En una primera etapa, ya construyeron 80 nuevas estaciones en Santiago Centro, Providencia y en el sector del Parque Bicentenario en Vitacura, las que se suman a las 160 que ya estaban en funcionamiento.

Los nuevos controladores explican que buscan replicar el éxito de Tembici en Chile, pues en Brasil son los líderes en el mercado de provisión de bicicletas.

Los detalles de la transformación
Tomás Petit asume que cuando tomaron el control de Bike Santiago «sin duda que la situación de la operación se alejaba enormemente de lo que estamos acostumbrados».

Entonces la primera acción que tomaron fue cambiar el servicio de atención al usuario y arreglar los problemas que mantenían con los clientes, uno los principales conflictos que arrastraba la marca.

Posterior a eso, aumentaron el número de bicicletas disponibles, además de proporcionar más sitios donde encontrar esta clase de vehículo. Con esto, Petit indicó en paralelo se mejoró significativamente la tecnología de registro de las bicicletas y estaciones, arreglando los desperfectos que existían con los cobros de más a los usuarios.

A juicio del ejecutivo, los resultados en los números se dieron rápidamente con un incremento de disponibilidad que partió en 60% entre los meses de junio a octubre, llegando a 98% para quien llama a Bike Santiago.

También se bajó a un 7% el número de bicicletas en mantención, mientras que los tiempos de demora para utilizarlas disminuyeron a menos de 10 segundos para ser atendido por la empresa.

«Creemos que los usuarios van a mirar los cambios todos los días en las calles, y usando el sistema día por día vamos a tener un sistema respetado», señaló Petit.

Para lograr el avance en el transcurso de los meses, los actuales controladores iniciaron una serie de conversaciones con 14 comunas a nivel metropolitano, las cuales se incluyen nuevos municipios: Independencia, Estación Central, Lo Prado y San Miguel.

«Estamos en conversaciones avanzadas con dichas municipalidades para expandir la cobertura a otras zonas de esas comunas y también en conversaciones en comunas nuevas donde aún no estamos presentes», contó el ejecutivo.

La apuesta frente a la competencia
El mercado de la micromovilidad de corta y mediana distancia ha presenciado la entrada de nuevos actores con tecnologías eléctricas los cuales son competidores de Bike Santiago, además de otros sistemas de acceso más modernos como el uso a través de aplicaciones celulares para utilizar los vehículos.

Ante este escenario, la marca seguirá apostando a las estaciones fijas, que es parte de la visión de la compañía sobre encontrar un modo de transporte donde el usuario sabe dónde encontrarla todos los días en el mismo lugar. «Con esto, él tiene la confianza en la bicicleta como tiene en un metro o bus», sostiene Petit.

A esto se le suma un precio más competitivo por tramo, cuyo costo por día para el usuario es $ 285, usándola cuantas veces quiera.

Con esto Petit, aseguró que podrán tener un crecimiento de 80% en el número de usuarios en 2019.

Fuente: Diario Financiero (10/04/2019)
Benchmarking. Información de la competencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.