ARTÍCULO: «La volatilidad trae de vuelta a los Depósitos a Plazo»

¿Quiénes somos? / ¿Qué es el Benchmarking  / Cotice su estudio

El coronavirus ha infectado de volatilidad los mercados. La pandemia ha arrasado con las principales bolsas y fondos por sus efectos sobre la economía global, pero también ha generado fuertes rebotes en el precio de las acciones de la mano de los planes de estímulo gubernamentales y anuncios de vacunas.

En ese escenario de elevadas turbulencias y ajustes, los clásicos depósitos a plazo vuelven a ganar protagonismo por sus características de garantizar tanto la rentabilidad, como el capital invertido.

En todo caso, el profesor de la escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad de Valparaíso, Sergio Guerra recomienda “explorar siempre” otras opciones donde ahorrar tales como los fondos mutuos de renta fija y la cuenta dos de las AFP, que si bien tienen riesgo de pérdida, entregan una rentabilidad que puede ser varias veces mayor que la de un depósito a plazo.

Pero si uno anda en modo ultra-conservador, éstas son algunas consideraciones antes de tomar un depósito a plazo.

Según la “Radiografía del ahorro en Chile” publicada esta semana por Comisión para el Mercado Financiero, el ahorro a plazo es la principal fuente potencial de financiamiento de los hogares ante escenarios de estrés económico.

El Informe revela que más de la mitad de la población mayor a 15 años (54,8%) dispone de algún instrumento o cuenta de ahorro bancario y 636 mil tienen depósitos a plazo con saldos promedios de $ 7 millones, donde las mujeres tienen una mediana de ahorro de $ 6,1 millones versus los $ 9 millones de los hombres

En este escenario de elevadas turbulencias financieras, este clásico de todos los tiempos del ahorro reaparece enarbolando su bajo riesgo como principal atractivo. Apenas genera ganancias, pero la plata rinde lo que prometió en el plazo pactado.

¿Por qué no?

  1. Rentabilidad bajísima. La rentabilidad de los depósitos plazo en Chile es bajísima. Está anclada a la TPM (tasa de política monetaria) fijada por el Banco Central (0,5% anual). Eso hace que en muchos casos la cuenta final no sea tan buena, porque a veces la rentabilidad real puede ser negativa si le descontamos el IPC. Según una cotización en la plataforma Comparabien.cl hecha al cierre de esta edición, por $ 2 millones a 30 días el sistema financiero ofrece un interés entre 0,92% y 0,11%, es decir entre $1.593 y $183,24: menos de dos pasajes en metro.
  2. No es fácil rescatar la plata antes de lo pactado. Esta es quizá la mayor dificultad del sistema de depósitos a plazo. En caso de necesidad o urgencia la plata no se puede llegar y girar.

¿Por qué si?

  1. Su riesgo es bajísimo. Mientras las bolsas y los fondos mutuos o de inversión se resienten por el efecto del Covid-19, los depósitos a plazo garantizan la rentabilidad, independientemente de los vaivenes del mercado.
  2. Están asegurados. Los depósitos a plazo gozan de garantía estatal, que es un seguro que cubre el 100% de todos los ahorros que una persona natural tiene con una institución financiera.
    La garantía cubre incluso los reajustes e intereses comprometidos hasta la fecha del pago, con un tope de 200 UF ($ 5,8 millones) al año calendario.
  3. Sabes de antemano cuánto ganarás y en qué plazo. Los depósitos a plazo pueden ser tomados a plazo fijo, renovable e indefinido. En pesos, dólares y UF. Y por periodos que van desde 7 días corridos hasta 365 días o más en algunas entidades.
    Se llama depósito a plazo fijo cuando tiene una fecha fija de rescate: uno pone el ahorro a crecer durante 7, 30, 60 o 90 días generalmente y la institución financiera pagará los reajustes e intereses equivalentes hasta ese vencimiento. Mientras más días esté la plata adentro, más paga el banco.
  4. Ordenar platas. Hay depósitos a plazo fijo renovable, es decir que al terminar los 30, 60, o 90 días, se prorrogan por un período igual al original, siempre y cuando el depositante así lo decida. Su ventaja es que permite mejorar los flujos de plata manteniéndola dentro del sistema solo el tiempo necesario.
  5. No pagan impuestos. Los depósitos a plazo tributan por los intereses reales ganados, los que constituyen rentas afectas al IGC (impuesto global complementario). Sin embargo, si el depositante solamente recibe rentas provenientes del trabajo, goza de exención hasta por un máximo de 20 UTM (alrededor de $ 1.006.000).
  6. Son para todos. Guerra destaca el fácil acceso a este producto. “Se pueden tomar desde $ 5.000 y no tienen comisión por emisión, administración o retiro”, explica.

Fuente: Diario Financiero (23/08/2020)
Benchmarking. Información de la competencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.