ARTÍCULO: «Cambio en la dieta de los chilenos impulsa consumo de alimentos procesados por sobre frutas y verduras»

¿Quiénes somos? / ¿Qué es el Benchmarking  / Cotice su estudio

Ingesta de cereales de desayuno, jugos y yogur es la que más aumentó en últimos 17 años

El aumento de la obesidad en Chile es un problema que se arrastra hace años y que aún no ha podido ser controlado. Según los expertos, la falta de actividad física y sobre todo la mala dieta son algunos de los puntos fundamentales para explicar el incremento.

En parte, esto se ve reflejado en los datos de consumo de alimentos durante las últimas dos décadas, con una clara tendencia hacia la ingesta de productos más procesados en desmedro de frutas y verduras.

Según cifras de investigación de mercado de Euromonitor, mientras en 2001 un chileno comía poco más de medio kilo al año de cereales de desayuno, durante 2018 subió a más de dos kilos, es decir, cuatro veces más.

Algo similar ha sucedido con las barritas de cereal: en 17 años se pasó de consumir cerca de tres kilos anuales a más de siete kilos. En el caso de los jugos embotellados aumentó de poco más de 83,2 litros al año por persona, a más de 350 litros.

Los ejemplos se repiten. Otros productos que lideran el incremento son los snacks salados y dulces, el queso, la cerveza, el yogur, la comida para guaguas y los platos preparados.

Paolo Castro, expresidente del Colegio de Nutricionistas, asegura que esto demuestra el cambio en la dieta que ha experimentado el país en el último tiempo, tendiendo cada vez más hacia los alimentos procesados y listos para consumir.

Agrega que «cuando empiezan a cambiar los alimentos que se utilizan para preparaciones, las comidas también varían y empieza a haber un impacto en la identidad culinaria de los chilenos. Así, es más fácil tender al consumo de productos procesados que normalmente están fabricados para que generen deseo, pero no para generar saciedad».

Camilo Boza, jefe del Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes, comenta que «uno de los grandes temas que influyen en el aumento de la obesidad es que estos alimentos ultraprocesados concentran más calorías en menos volumen».

La mala calidad de la dieta y el aumento del sobrepeso, advierte Samuel Durán, nutricionista y académico de la Universidad San Sebastián, también «favorecen el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, algunos tipos de cánceres y enfermedades cardiovasculares, por lo que este crecimiento tan acelerado de este tipo de alimentos claramente no ayuda en la salud del chileno».

Según cálculos del Ministerio de Salud, el costo atribuible a la obesidad es de US$ 1.691 millones al año, lo que representa el 6,7% del gasto total del sistema público.

Comida saludable

Pero al aumento del consumo de productos procesados se suma una baja ingesta de aquellos «saludables». De hecho, en el mismo período analizado, entre los diez alimentos que menos crecimiento han tenido se encuentran los pescados, las frutas, los tubérculos y los vegetales.

En el caso de los pescados y otros productos del mar, si un chileno consumía 25 kilos al año en 2001, en 2018 esa cifra aumentó a 26,5 kilos.

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, advierte que este es un problema a nivel mundial y que debido al consumo excesivo de alimentos procesados, sumado a la baja ingesta de frutas y verduras, la mayoría de los chilenos está ingiriendo cantidades muy superiores a las recomendadas de azúcar, sal y grasas saturadas, cada día.

Agrega que esto se ve reflejado en la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, que concluyó que «el 85% de las personas en Chile no consume el número de frutas y verduras que está recomendado por organismos internacionales para tener una dieta saludable y apenas el 9% de la población consume las dos porciones semanales de pescado necesarias para una dieta balanceada».

En tanto, Durán dice que el objetivo de las políticas públicas debe ser que «la tendencia se invierta y Chile crezca en el consumo de frutas, verduras, legumbres y pescados, y disminuya el consumo de bebidas y snacks dulces y salados».

Fuente: El Mercurio (12/08/2019)
Benchmarking. Información de la competencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *